Editorial

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

María Gladys Olivo V. Juan Pablo Paredes

Resumen

Escribimos esta editorial a pocas semanas de iniciar el año 2022. Dos años han transcurrido desde el (mal) llamado estallido social del 2019, acontecimiento popular que removió las bases sociopolíticas e institucionales debido a la crítica ciudadana hacia la élite política y económica, como a la apertura de un cambio constitucional con la celebración de una convención con tal finalidad. O, al menos eso parecía. Sin embargo, las recientes elecciones presidenciales en Chile, durante el balotaje, se dirimió entre una opción de ultraderecha –que implicaba una continuidad con el actual gobierno y un regreso a ciertas lógicas de la dictadura– y una opción de centroizquierda que retoma el camino seguido por el gobierno de la nueva mayoría, haciendo también guiños a lo que fueron los gobiernos de la concertación. Las alternativas más radicales hacia la izquierda del espectro político quedaron al margen, con lo que el horizonte se mimetizó inesperadamente con el clivaje dictadura/democracia.



##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Editorial